En esta ocasión te compartiré unos tips sencillos que pueden ayudar a mejorar tus finanzas. No todos pueden funcionar para cualquiera, seguramente al leer algunos podrías pensar: “¿Qué dices? ¡Eso jamás!” Pero dependerá mucho de las cosas a las tu les das importancia. Analiza los consejos y decide cuáles puedes poner en práctica.

1. Paga de contado.

¿Estás endeudado? Deja de endeudarte. Muchas personas están muy endeudadas con sus tarjetas de crédito, cuentas en tiendas departamentales, etc. Y sin embargo siguen usando tarjetas y otras formas de crédito a veces para los gastos más ordinarios. O bien, a pesar de su deuda, les es casi imposible resistir la tentación de aprovechar las promociones de “meses sin intereses”.
Si estás en esta situación, has un alto. Deja definitivamente de utilizar el crédito, y comienza a pagar de contado todo. Esto hará que aunque tengas dinero disponible gastes menos, ya que está comprobado que es más difícil gastar usando dinero real que usando una tarjeta de crédito. Es un efecto psicológico positivo que te ayuda a controlar lo que gastas.

2. Haz pequeños ahorros semanales.

Para algunas personas les es difícil ahorrar cierta cantidad mensualmente, pero cuando lo convierten en un ahorro semanal es más fácil. Es la misma técnica que utilizan las tiendas para venderte cosas que en pagos semanales parecen un gasto pequeño, pero en este caso el beneficio es tuyo. Ahorrar una pequeña cantidad semanal puede ser más cómodo y convertirse en un buen fondo para tu futuro.

3. Quédate en casa.

Salir te hace más propenso a gastar innecesariamente. Comes en restaurantes, vas al centro comercial, paras en el súper para comprar aperitivos. Es difícil evitar el gasto cuando estás en la calle. En cambio, al quedarte en casa puedes encontrar entretenimiento gratuito y es también una gran manera de convivir con tu familia.

4. No seas fan de los catálogos.

A muchas personas nos encantan los catálogos ya sea físicos o en línea. Mirar regularmente los anuncios de empresas que tratan de vender sus productos frescos y novedosos hacen que sea muy tentador comprar algo que no necesitamos. Si eres de los que compra por impulso evita los catálogos y así tus deseos de gastar disminuirán.

5. Lleva una lista de 30 días.

Cuando sientes el impulso de comprar algo que no es absolutamente necesario, ponlo en una lista de 30 días. Todo lo que quieres comprar y que no son necesidades va en la lista, con la fecha en la que fue agregado. Cuando se cumplen los 30 días lo puedes comprar, pero lo más probable es que el fuerte impulso de comprarlo se haya ido y ahora podrás evaluarlo con más calma.

6. Cocina en casa.

Parece más difícil que comer fuera, pero no tiene por qué ser difícil. Busca recetas rápidas y saludables, y descubrirás que al comprar los ingredientes siempre gastarás menos, comerás más rico ya que lo prepararás a tu gusto y además te sobrarán ingredientes que podrás usar después.

7. Haz ejercicio.

Mantenerse saludable es la mejor manera de evitar costosos gastos médicos después.

8. Habla de finanzas con tu pareja semanalmente.

Es importante que tú y tu pareja estén en el mismo canal. Deben tener las mismas metas financieras y partiendo de ellas, acordar un plan de gastos y una política sobre las compras de impulso, así ninguno de los dos va a querer estrangular al otro. Ambos deben saber cuáles facturas se han pagado, deudas, etc. La comunicación es clave, una reunión semanal de 20 minutos es suficiente.

9. Utiliza las hojas de cálculo.

En Google Play y App Store hay decenas de aplicaciones de finanzas personales para controlar el gasto y manejar presupuestos. Hay algunos costosos y otros gratuitos. Pero la verdad es que después de probar algunos pienso que no son muy necesarios. Las finanzas personales deben de ser simples y rápidas de controlar, y para eso con una hoja de cálculo es suficiente. Utiliza las hojas de cálculo de Google Drive, o Excel de Microsoft Office que también ya tiene una versión en línea, o Numbers de la reciente estrenada suite en línea de iCloud de Apple. Cualquiera de estas aplicaciones son simples hojas de cálculo y son compatibles entre sí. Pon en una columna tus gastos y en otra tus ingresos, y es lo único que necesitas para controlar tu flujo de efectivo.

10. Primero atiende el ahorro y las deudas.

Si piensas que destinarás al final del mes lo que te sobre para ahorrar o adelantar pagos a tus deudas ten por seguro que nunca sobrará. Es normal que los gastos se extiendan hasta consumir el presupuesto, por eso es importante que cuando recibas tus ingresos destines una parte para el pago de deudas y otra para ahorrar. Luego trata de sobrevivir con el resto y verás que lo lograrás.

11. Has ejercicio en casa.

Algunos no estarán de acuerdo conmigo, y está bien. Cada quien debe hacer lo que le funciona. Pero podrías ahorrar un montón de dinero en cuotas de gimnasio si decides hacer ejercicio en casa, correr en el parque o en los caminos que te quedan cerca. Puedes incluso comprar unas pesas sencillas y otros artículos básicos y hacer un montón de ejercicios en casa sin necesidad de un gimnasio.

12. Dar y pedir.

Regala los libros, ropa y juguetes que ya no necesitas a tus amigos y familiares. Si necesitas algo, envía un correo o una publicación de Facebook preguntando si alguien lo tiene. Lo más probable es que lo conseguirás prestado o incluso te lo darán de forma gratuita si ya no lo necesitan más.

13. Trata de ser frugal al regalar.

Dar regalos es una de las más hermosas tradiciones, ya que es una muestra de generosidad y cariño. Hasta que se convierte en consumismo, entonces sólo es muy, muy caro. En lugar de comprar cosas, trata de regalar tu tiempo a las personas que amas. Regala algo que hiciste en el horno, o dale servicios que agradecería. No tiene que costar mucho el ser generoso.

14. Enseña a tus hijos sobre la publicidad, el ahorro, ingresos, y los regalos.

Si tienes hijos y les enseñas sobre el dinero, te ahorrarás mucho dinero en el largo plazo. Si ellos saben acerca de cómo la publicidad influye en ellos, van a ser menos propensos a rogar y suplicar los juguetes de moda. Si ellos saben sobre el ahorro y ganar dinero, van a respetar el dinero que tu ganas, y que estás tratando de ahorrar. Si ellos saben que para regalar no se tiene que gastar un montón de dinero, no desearán necesariamente cosas caras.

15. Encuentra la felicidad en la vida, sin gastar.

Muchas veces compramos cosas porque pensamos (tal vez inconscientemente) que eso nos traerá felicidad. Pensamos que comprar la última novedad de Apple, unos nuevos zapatos o un auto deportivo nos hará felices. Y sin embargo, al comprar estas cosas nos sentimos felices unas horas, tal vez un día o dos, pero pasado el momento y la novedad vamos a querer comprar otras cosas que nos den más felicidad. Es un ciclo sin fin. En su lugar, debemos aprender a amar la vida. Encontrar la alegría en la naturaleza, en las personas que te rodean, al hacer algo que te gusta, en el ejercicio, en la meditación. Hay tantas cosas en la vida para hacernos felices que no hay necesidad de gastar.

Proveedor de servicios y sitios de internet, budista, esposo, papá, y creador de atracciones de terror!! (No necesariamente en ese orden) 😉

Comentarios vía Facebook

Comentarios vía Facebook