Hoy en México tenemos una gran variedad de opciones para adquirir un seguro de gastos médicos mayores, sin embargo pocos sabemos qué es lo que debemos tomar en cuenta a la hora de cotizar y elegir un seguro.

Estos son algunos aspectos importantes que debemos analizar:

Hospitales incluidos
¿En qué hospitales quieres atenderte? Las compañías aseguradoras manejan diferentes paquetes según el nivel y el prestigio de los hospitales incluidos, así como la territorialidad. Detecta bien tus necesidades para que no pagues de más y que tengas la cobertura que tu necesitas.

Suma asegurada
Es el monto máximo que la compañía va a utilizar para tu atención médica, lo más adecuado es que esta sea sin límite, para que en caso de alguna enfermedad grave que requiera hospitalización por varios meses no resulte que la suma se ha terminado y hay que trasladarte a otro lugar más barato.

Deducible
El deducible es la cantidad que siempre tendrás que pagar por la atención médica, su objetivo es que no se utilice el seguro para gastos pequeños. Entre mayor sea el deducible más económico será el seguro, por eso es conveniente que te preguntes hasta cuánto podrías pagar por tu atención médica sin que golpee mucho tu presupuesto, y fijar esta cantidad como deducible, sabiendo que siempre que tu atención esté por debajo de esta suma te harás cargo de los gastos.

Coaseguro
El coaseguro es un cargo opcional; es un porcentaje de tus gastos generados después del deducible que también serán cubiertos por ti. Dicho de otra manera es una participación de los gastos médicos. Tiene por objetivo que tu como asegurado evites caer en gastos superfluos durante una hospitalización, ya que correrás con un porcentaje de los gastos. El coaseguro también influye en que el seguro te salga más económico. Este valor por lo general tiene un tope, para que tú sepas hasta cuánto es el máximo que tendrías que pagar. Existe la opción de coaseguro “cero”.

Cobertura contra enfermedades catastróficas
Esta por lo general es una cobertura adicional. Es muy importante identificar que tu seguro la tenga, ya que es la que te protege para atenderte en enfermedades o padecimientos como: cáncer, enfermedad neurológica y procedimientos neuroquirúrgicos, incluyendo accidentes cerebrovasculares , cirugía cardiaca, trasplantes de órganos: corazón, pulmón, páncreas, riñón, hígado, médula ósea antóloga, médula ósea alogénica, trauma mayor: lesiones orgánicas o metabólicas que pongan en riesgo tu vida y tratamiento por insuficiencia renal (diálisis).
Esta cobertura incrementa el costo de tu seguro básico. Los seguros más económicos no siempre cuentan con la posibilidad de contratar esta cobertura.

Eliminación de deducible por accidente
Esta también es una cobertura adicional, se trata de que en caso de accidente la compañía aseguradora eliminará el total del deducible para tu atención médica. Esta cobertura también causa un incremento en el costo de tu seguro.

Forma de pago
La forma de pago es otro aspecto a tomar en cuenta. Como las pólizas son anuales, cuando se hace el pago de otra forma (semestral, trimestral o mensual) la compañía te cobra recargos.

Renovación del seguro
Las pólizas de gastos médicos mayores se renuevan cada año, el precio se incrementa cada año debido a que aumenta el riesgo de que necesites hacer uso de tu seguro. Es importante identificar que tu seguro cuente con renovación garantizada, ya que de otra manera la compañía puede reservarse el derecho a renovar tu póliza.

En fin, la atención médica es un asunto muy serio. Antes de adquirir un seguro revisa todos estos aspectos, y preferentemente no contrates seguros que te ofrecen por teléfono y que te cargan a una tarjeta de crédito. Es mejor tomarse el tiempo para elegir correctamente y no llevarse sorpresas.

Proveedor de servicios y sitios de internet, budista, esposo, papá, y creador de atracciones de terror!! (No necesariamente en ese orden) 😉

Comentarios vía Facebook

Comentarios vía Facebook