Hoy queremos compartirte estos 7 hábitos para vivir mejor. Adopta uno por semana y te ayudarán a tener más energía, no enfermarte mucho y ser más productivo.

1. Beber agua.

El beber suficiente agua te ayuda a disminuir la obesidad, los ataques al corazón y el envejecimiento. Toma un vaso al levantarte, un litro entre el desayuno y la comida y otro litro entre la comida y la cena.

2. Tener una actitud positiva.

No puedes evitar tener problemas o dificultades, pero si puedes tratar de cambiar la forma en la que reaccionas a estas adversidades. Cuando algo te moleste, respira profundo y repite mentalmente: “Ninguna circunstancia es tan adversa que no la pueda manejar con una mente positiva y en paz”.

3.  Comer ensaladas.

Las frutas y verduras previenen el cáncer, las enfermedades cardíacas y el envejecimiento prematuro. Inicia siempre tu comida con un plato de ensalada que incluya verduras verdes.

4. Hacer ejercicio.

El ejercicio nos ayuda a estar de mejor ánimo, a fortalecer los músculos y huesos, a mejorar nuestra respiración, a disminuir el estrés, y muchos otros beneficios más. Podrías inscribirte en un club o en un gimnasio, pero no es  indispensable, ya que para comenzar será suficiente si te propones caminar al menos 30 minutos diarios.

5. Descansar adecuadamente.

El descanso adecuado permite que el cuerpo se renueve, fortalece el sistema inmunológico y ayuda a la curación de heridas e infecciones. Se recomienda dormir 8 horas diarias. Si tienes mucho trabajo o te duermes muy tarde, procura mejor levantarte más temprano para organizarte y sacar tus pendientes. Así aprovecharás más el día y descansarás mejor.

6. Ayuno de alimentos perjudiciales.

Hay alimentos a los que estamos muy acostumbrados, y que la mayoría de las personas consumen, pero no son del todo saludables. Evita los dulces y galletas, los refrescos y las frituras empaquetadas, los huevos y embutidos, evita los lácteos y sustituye la leche por leche de soya o de almendras, evita consumir carnes y elimina el tabaco, alcohol, café y narcóticos de tu dieta. Aunque al principio puede parecer difícil inténtalo y verás cómo tu salud mejora notablemente y te sentirás mucho mejor.

7. Desayunar más y cenar menos.

Aunque es más común hacerlo al revés, el desayuno es muy importante para iniciar el día, mientras que cenar poco ayuda a descansar mejor. En tus desayunos procura las frutas, nueces, almendras, semillas, avena, y que la cena sea lo más ligera posible, por ejemplo sólo frutas.

Proveedor de servicios y sitios de internet, budista, esposo, papá, y creador de atracciones de terror!! (No necesariamente en ese orden) 😉

Comentarios vía Facebook

Comentarios vía Facebook